Fabricando fantasías

calendar 25.11.16 clock

Hoy, como el resto de la semana, ha comenzado el día algo 'fríoso' como dice el peque. Y nada como un poco de salsa para animar el espíritu.
He querido variar de mi lista habitual de reproducción y opté por Soundcloud.

Bueno, entre estas canciones, hay una que hoy me ha tocado mucho el corazón. No es nueva, no es la primera vez que la escucho y desde un principio conozco el origen de su creación.



Pero, hoy no he podido evitar conmoverme con ella, su sentimiento ha envuelto mi corazón y me ha hecho pensar como siempre en mi querido tío, y sobre todo en mi abuela, mi mamita.

Sin darme cuenta, estaba cantándola sin voz y con lágrimas.

Hay pérdidas cuyo dolor los años no alivian. 

Y si así es en el corazón de una sobrina, en el de una madre ha de ser inmenso.

Cuando perdemos a una pareja somos viudos; si es a uno de nuestros padres o a ambos, huérfanos. Pero una madre, y un padre, siguen siéndolo aunque sus hijos no estén ya físicamente con ellos.

Pronto serán 20 años desde su ausencia física, y aún veo a mi abuela con sus ojos nublados cuando lo mencionamos, eso sí, con una sonrisa por sus recuerdos.

Con ella aprendí que nadie ni nada reemplaza a un hijo, nunca.

Mi tío Andrés (aunque lo pronunciábamos Andres) fue mucho más que un tío para mí, fue mi mentor, mi cuidador, mi amigo y quién mejor me entendía.



Aún recuerdo como si fuera ayer cuando en Kinder debía hacer una tarjeta para el Día del Padre y volví triste a casa por no tener a quién dársela.

Y él secó mis lagrimillas y me dijo que yo era afortunada porque tenía 3 personas a quién dárselas: mi papito (abuelo), mi tío Raúl y él mismo.

Adoraba cuando me ponía sobre sus pies para bailar juntos. Y cómo olvidar cuando pintábamos juntos, incluso cuando estaba estudiando o realizando un proyecto de la U, se detenía por y para mí.

Él tenía tantos sueños para mí, tantas proyecciones que a veces no puedo evitar preguntarme si le he decepcionado o si está orgulloso sobre mis elecciones de vida.

Siempre me han dicho que tengo mucho de él, de sus rasgos y de su personalidad, y al escucharlo me siento dichosa, inmensamente dichosa.

Y en honor a él es que di nombre a mi hijo, para transmitirle un poquillo de su esencia.


Hoy mis lágrimas y dolor son por tu ausencia, tío, y sé que no soy la única en casa que se siente así. No se necesita una canción para recordarte pues siempre has estado en mi corazón, y así será hasta que estemos una vez más juntos.





Comentarios? Twitéame! Soy @cyballruiz



author

Soy Cyball, mamá y coder panameña.

En 2012 conocí ese amor irrepetible, el que me inspira cada día: mi hijo Andrés.

Por él me inicié en el mundo del blogging y el coding hasta crear en 2018 ANMATT Studio, mi emprendimiento.

Aquí encuentras mis historias, esas que no caben en un tweet.